La actividad que realiza la Fundación requiere de una estabilidad financiera que le permita mantenerse en el tiempo, única opción para obtener resultados importantes que sean trasladables con seguridad y eficacia a la práctica clínica. Los actuales programas de investigación se encuentran sometidos a los vaivenes de la situación política y económica, provocando que los equipos de investigadores se encuentren en un continuo proceso de adaptación con las consecuencias negativas que ello puede ocasionar.

Por ello desde la Fundación consideramos imprescindible la participación en los proyectos de aquellas instituciones o personas que encuentren en ellos una oportunidad de colaboración.

Con ello, la institución encontrará un cauce apropiado no exento de beneficios para ella. Entre otros, podemos citar:

  • Beneficio social: asociar su imagen a la lucha contra las enfermedades de los niños y la investigación de los tratamientos para su curación. La imagen de la empresa se asociará con la de la Fundación mediante la inclusión de su logo en la página web.
  • Beneficio fiscal: la ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de la Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo establece determinados incentivos fiscales para las empresas, instituciones o personas físicas que colaboren con las entidades sin fines de lucro.
  • Cumplimiento de la Responsabilidad Social Corporativa.

La Fundación se compromete con la transparencia en su gestión estableciendo un doble control de sus actividades: mediante la realización de una Auditoría Externa y mediante la Intervención de la Comunidad de Madrid. Igualmente se compromete al cumplimiento de las normas de contratación establecidas en el ‘perfil del contratante’.